Visión y compromiso

Las ciudades firmantes se comprometen a actuar para respaldar la implantación del objetivo europeo de reducción de los gases de efecto invernadero en un 40 % para 2030 y la adopción de un enfoque común para el impulso de la mitigación y la adaptación al cambio climático.

Para traducir su compromiso político en medidas y proyectos prácticos, los firmantes del Pacto se comprometen a presentar, en los dos años siguientes a la fecha de la decisión de su consejo local, un Plan de Acción para el Clima y la Energía Sostenible (PACES) en el que se esbocen las acciones clave que se pretende acometer. El plan incluirá un Inventario de Emisiones de Referencia para realizar el seguimiento de las acciones de mitigación y una Evaluación de los Riesgos y Vulnerabilidades Climáticos. La estrategia de adaptación puede formar parte del PACES o elaborarse e incorporarse en un documento de planificación independiente. Este valiente compromiso político marca el inicio de un proceso a largo plazo en el que las ciudades se comprometen a monitorizar la implantación de sus planes cada dos años.

El Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía está abierto a todas las autoridades locales democráticamente constituidas con/por representantes electos, independientemente de su tamaño y del estadio de implantación de sus políticas en materia de energía y clima. 

Las autoridades locales vecinas de pequeño y mediano tamaño pueden también, en determinadas condiciones, decidir unirse como un grupo de firmantes.

Los compromisos para los firmantes del Pacto están ligados al marco político de la UE en materia de clima y energía: el paquete por el clima y la energía para 2020 para los firmantes que se han incorporado entre 2008 y 2015, y el marco por el clima y la energía para 2030, así como la Estrategia de la UE para la adaptación al cambio climático en el caso de los firmantes que lo hayan hecho después de 2015.

Los firmantes del Pacto se comprometen a adoptar un enfoque integrado a la mitigación del cambio climático y la adaptación a este. Se requiere que preparen, en los primeros dos años de su adhesión, un Plan de Acción para El Clima y la Energía Sostenible con los objetivos de recortar las emisiones de CO2 en al menos un 40 % para 2030 y aumentar la resiliencia al cambio climático.

Participa